El empaque es el paso final de su línea de producción, pero lo primero que ven sus clientes después de la entrega de sus productos. La eficiencia y la consistencia son los dos elementos más importantes de cualquier empaque exitoso, además que un buen empaque protegerá sus productos del polvo, daños y otros elementos.

Aunque envolver o guardar en cajas a mano no es complicado, esto puede provocar inconsistencias y retrasos en el trabajo. Por esto, en la actualidad la decisión más inteligente es invertir en encartonadoras que puedan cumplir con sus operaciones diarias.

Las encartonadoras se pueden encontrar en distintos sectores del mercado como en la industria de bebidas (leche, agua, refrescos, cerveza, vino, etc.), conservas (tomates, encurtidos, salsas, etc.) almazaras, aerosol, cosmética, farmacéutica, champús-detergentes, aceites lubricantes, logística, terceros, entre otros.

Con mucha frecuencia los refrescos, cervezas y bebidas energéticas se envasan en recipientes de metal y vidrio, ya que estos materiales poseen las características necesarias de ductilidad, maleabilidad, efecto barrera y conservación de las propiedades del contenido que requieren las empresas productoras. No obstante, los envases cilíndricos (latas o botellas) utilizados deben a su vez estar protegidos de los daños que pudieran sufrir durante el transporte desde la planta de producción hasta el punto de venta, especialmente en aquellos países donde la red de carreteras no se encuentra en buen estado.

Las cajas de cartón son la opción ideal para el empaquetado de botellas de vidrio y latas metálicas, ya que poseen propiedades de resistencia y robustez excepcionales que resultan de gran utilidad en toda la cadena de distribución. Además, están fabricados con un material 100% reciclable, lo que permite a la industria de bebidas reducir su huella de carbono, y sirven como vehículo promocional ya que su superficie externa puede ser personalizada con gráficos publicitarios de alta visibilidad.

 

Los diferentes tipos de encartonadoras

Con las encartonadoras contará con máquinas que mediante una serie de mecanismos permiten colocar sus productos dentro de los estuches determinados. Sin embargo, las encartonadoras pueden ser de diferentes estilos, por ejemplo, puede seleccionar entre encartonadoras automáticas o semiautomáticas.

Puede seleccionar encartonadoras automáticas. Estas máquinas están diseñadas para encargarse completamente de estuchar los productos, sin que sea necesaria la actuación de un operario. En el caso de las encartonadoras automáticas, el producto pasa de la máquina de envasado a la encartonadora de forma automática.

Ante esto, las encartonadoras automáticas se han adaptado a distintas necesidades y requerimientos por lo que pueden trabajar en distintos procesos, ya sean de carga horizontal o vertical, y teniendo en cuenta la morfología de los productos. Para esta tarea se toman en cuenta diferentes tipos de automatismos como los transfer, los apiladores con introducción, los almacenes alimentadores, entre otros.

Además, las máquinas encartonadoras pueden ser continuas o intermitentes. Las encartonadoras continuas son ideales en casos es que se presente una producción elevada, por ejemplo, de unas 500 unidades por minuto, para productos sólidas y usualmente de forma rectangular, sin requisitos extraordinarios o espacios, que facilitan el trabajo mecánico en una alta velocidad.

Por otro lado, las encartonadoras intermitentes, como su nombre lo indican, trabajan de forma intermitente, deteniendo el proceso cuando se produce la alimentación del producto.

Las encartonadoras automáticas wrap-around de la serie WPS han sido diseñadas para empacar una amplia variedad de productos en bandeja, caja abierta, caja cerrada, shelf-ready o display para cumplir con los más altos estándares de producción y regulaciones de calidad.

Su diseño compacto reduce la necesidad de grandes espacios de instalación y el uso extensivo de componentes de alto contenido tecnológico permite obtener altas producciones en poco tiempo. Las encartonadoras de la serie WPS permiten utilizar tres tipos diferentes de cartón: microcorrugado, corrugado y kraft, y pueden alcanzar producciones de hasta 25 paquetes/minuto.

 

 

Leave A Comment

kit-digital