La diferencia entre las encartonadoras automáticas y las semiautomáticas

Las encartonadoras ayudan a las empresas a realizar sus procesos de forma más eficiente gracias a la activación de mecanismos que permiten colocar los productos en sus estuches de forma rápida, reduciendo los tiempos necesarios para los procesos.

Las encartonadoras pueden ser automáticas o semiautomáticas.

 

Las encartonadoras: una solución para cada necesidad

En el caso de las encartonadoras semiautomáticas, se encargan de realizar los procesos de formación y cerrado de estuches, por lo que los operarios deben encargarse de la introducción de los productos y los pasos finales para la preparación total de los productos. Gracias a las encartonadoras semiautomáticas se puede aumentar la productividad de pequeñas series o en casos de una difícil manipulación mecánica. Además, varios operarios se pueden encargar de distintos elementos en la misma caja.

Por otro lado, las encartonadoras automáticas no requieren de la participación del operario en la preparación del producto. Además, las encartonadoras automáticas se pueden adaptar a diferentes procesos incluyendo la carga vertical u horizontal, de acuerdo a las necesidades del producto. Este proceso puede incluir automatismos como el transfers, los apiladores con introducción, entre otros.

De igual forma, las encartonadoras automáticas pueden ser continuas o intermitentes.

Aquellas empresas que necesitan una producción elevada, de cerca de 500 unidades por minuto, y que cuentan con productos sólidos sin requisitos particulares de manipulación pueden optar por las encartonadoras continuas, que facilitan el proceso a una alta velocidad.

Las encartonadoras continuas permiten que los productos sean organizados de forma cuidadosa y progresiva, mientras se establecen en sistemas automáticos. Asimismo, se pueden incorporar la aplicación de códigos.

El contar con encartonadoras continuas le permitirá tener una maquinaria con baja contaminación acústica, alta tecnología mecánica y electrónica y con formatos rápidos o semiautomáticos.

Por otro lado, en el caso de las encartonadoras intermitentes se establece un funcionamiento discontinuo que brinda la oportunidad de introducir los productos de forma automática o manual, dependiendo de las necesidades. Las encartonadoras intermitentes suelen manejar entre 120 y 160 unidades por minuto, teniendo en cuenta los procesos de alimentación y traslado.

Los beneficios de las encartonadoras intermitentes son su bajo coste en la fabricación, sus medidas reducidas, la capacidad de facilitar la formación de estuches para la introducción de productos más complejos y su baja complejidad mecánica.

Si busca una empresa dedicada a la creación de soluciones de alta calidad para el embalaje, puede contar con Per-Pack.  Suministramos maquinaria de embalaje y films específicos que resuelven la gran mayoría de aplicaciones requeridas, además de ser representantes exclusivos en España de Hugo Beck, Smipack y Bolloré.

Nos enfocamos en entender las necesidades de cada cliente para crear soluciones a la medida, con respuestas personalizadas, junto al servicio de soporte técnico permanente para su total comodidad y eficiencia.

kit-digital