Una máquina de embalaje, una inversión inteligente para su empresa

La mayoría de las empresasson conscientes de que la automatización del proceso de envasado puede ser beneficiosa, pero algunas pueden mostrarse reacias debido a la inversión inicial. Esto es comprensible cuando las empresas tienen que calcular los costos, beneficios y riesgos de cada gran inversión que realizan, sin embargo, contar con una máquina de embalaje no solo ayudará a la competitividad del negocio, sino que será una inversión de gran provecho.

Con una máquina de embalaje, podrás satisfacer la demanda, incluso en momentos que aumenta. A primera vista, el aumento de la demanda es una señal de que su negocio está haciendo algo bien. Más pedidos significan que tiene clientes satisfechos y puede esperar obtener más ganancias. Sin embargo, como puede atestiguar cualquier gerente de producción, el aumento de la demanda puede traer sus propios problemas si su empresa no tiene la capacidad para hacerle frente. Además, una empresa puede invertir recursos en la formación de personal temporal solo para perderlos frente a un competidor encantado.

La automatización puede ayudarlo a aumentar la producción rápidamente, especialmente si anticipa un crecimiento y compra una máquina de embalaje para aumentar la producción sin comprometer la calidad.

Los beneficios de una máquina de embalaje

Con una máquina de embalaje también puede reducir los costos laborales. Para la mayoría de las empresas, la mano de obra es costosa, especialmente cuando se tiene en cuenta la nómina, el pago de vacaciones, el pago por enfermedad, la capacitación y la jubilación.

Una máquina de embalaje es una inversión inteligente ya solo necesitan unos pocos operadores. Una empresa no tiene que preocuparse por los turnos y puede reasignar personal a trabajos más productivos que también agregan valor, como atención al cliente, administración y mantenimiento. En general, la automatización del empaque reduce los costos, pero en realidad aumenta la producción y la calidad.

Los seres humanos cometemos errores, lo que inevitablemente conduce a un desperdicio adicional de contenedores sobrellenados, productos dañados y el uso de más material del necesario para empacar productos. Esto se acumula con el tiempo y puede afectar significativamente las ganancias.

Los humanos somos naturalmente inconsistentes. Llenamos demasiado los contenedores, dañamos los empaques, aplicamos las etiquetas incorrectamente o no ajustamos las tapas lo suficiente. Debido a que esto desperdicia productos y puede molestar al cliente, las empresas terminan contratando personal adicional para el control de calidad y tratando de rastrear errores recurrentes para ver si la capacitación es un problema. Debido a que la automatización brinda resultados consistentes y el rendimiento de las máquinas no disminuye debido al cansancio o al aburrimiento, el aseguramiento de la calidad se vuelve mucho más fácil con una máquina de embalaje.

Leave A Comment