Las encartonadoras son máquinas de embalaje que se utilizan en el proceso de empaquetado de un producto. Se posicionan como una solución eficiente y muy útil que puede ser utilizar en diversos tipos de empresas e industrias, haciendo más rápida y fácil la manera de meter en cajas los productos. Gracias a esto, cada vez son más las empresas que optan por utilizar encartonadoras en lugar de mano de obra y trabajo humano.

Estas máquinas se utilizan para meter los productos en sus cajas, pudiendo variar así su forma o tamaño dependiendo del producto y de la caja a utilizar. El uso más frecuente de las encartonadoras lo encontramos en industrias de alimentación, gran consumo y productos de farmacéuticas. Guardar packs de productos en cajas de cartón es la mejor forma de transportar la mercancía de una forma cómoda y segura. En este caso, la rapidez es clave para poder producir más productos, las encartonadoras pueden llegar a los 25 paquetes por minuto, cosa que sería casi imposible de hacer de forma manual.

Como norma general, las encartonadoras se utilizan en máquinas automáticas de ciclo continuo. Se utilizan cargando las cajas de cartón, por un lado, y los productos que vienen desde otra cinta por el otro, en este caso, la máquina se encargará de montar y cerrar el paquete. De esta manera, el producto se envasa, empaqueta y se mete en cajas sin la ayuda de ningún operario, salvo los de mantenimiento o control de la maquinaria.

Ventajas de las encartonadoras

Las máquinas encartonadoras ofrecen infinidad de beneficios, tanto para las empresas como para el equipo humano que trabaja en esa fábrica. Por un lado, se elimina una tarea que es monótona y carece de complejidad, para poder reubicar a la persona encargada en otros trabajos que requieran de mayor productividad y valor para el producto final.

Por otro lado, la rapidez constituye uno de los factores principales por los que cualquier empresa quiere disponer de una encartonadora, este trabajo se realiza en mucho menos tiempo, pudiendo montar 1.500 paquetes en una sola hora. Esto reducirá el tiempo de producción y el producto podrá salir antes de fábrica, dejando espacio para fabricar más en menos tiempo.

En este caso, como se reducen los empleados y tiempos de producción, también se verán reducidos los costes. Comprar una encartonadora supone una inversión inicial que, a largo plazo, producirá mayores beneficios para la empresa. En esta línea, también se elimina por completo el error humano, si la máquina es de calidad y está perfectamente calibrada con el tamaño y forma de los productos, es imposible que cometa errores en el montaje de las cajas. Un operario, por su parte, sí que puede cometer errores que ralenticen todo el proceso.

Leave A Comment